Si realmente quieres ser bueno en algo, ese algo te tiene que importar de verdad. Si quieres ser grande en un área determinada, tienes que obsesionarte con ella. Son muchos los que dicen que quieren ser grandes, pero no están dispuestos a hacer los sacrificios necesarios para conseguir esa grandeza. Tienen otras preocupaciones y se dispersan. Y está bien. Después de todo, la grandeza no es para todo el mundo.

Así iniciaba Kobe Bryant uno de los capítulos de su libro Mentalidad Mamba, Los secretos de mi éxito. Estas frases definían perfectamente la personalidad de Kobe y pensar así le hizo llegar a ser lo que fue, un jugador mítico, único y uno de los jugadores más queridos en la historia del baloncesto. Pero he elegido este párrafo no solo para hablar de Kobe, que lo haremos más adelante, lo he elegido porque también encaja a la perfección con la mentalidad y los logros de su amigo, de su compañero y de nuestro protagonista de nuestra primera entrevista exclusiva en Alicantesport: el fotoperiodista deportivo Andrew Bernstein.

Bernstein, nacido en Brooklyn, Nueva York, es uno de los fotógrafos deportivos más afamados de la NBA. Tiene su propia empresa, Andrew D. Bernstein Associates Photography, Inc. y lleva cubriendo la NBA más de 33 años. Es el fotógrafo oficial de Los Ángeles Lakers y de los Clippers. También trabaja como fotógrafo oficial  de la selección olímpica de baloncesto de los Estados Unidos desde el mítico “Dream Team” hasta hoy día. Ha hecho campañas publicitarias para Lebron James, Shaquille O´Neal, Kobe Bryant, y para empresas multinacionales como Nike, Reebok, Adidas o Pepsi.

Tiene múltiples reconocimientos, y además es el Director de Fotografía del Staples Center y del Nokia Theater, en Los Ángeles.

Ha colaborado en varios libros, entre ellos el ya mencionado en este artículo escrito por Kobe Bryant, Mentalidad Mamba, Los secretos de mi éxito, aportando todas las fotos del libro.

Ante un CV así no dudamos ni un segundo en ponernos en contacto con su secretaria para concretar una entrevista con el señor Bernstein y poder así conocerle un poco más a él y al trabajo que ha ido desarrollando este tiempo junto a los mejores jugadores de la NBA. Ha sido todo un lujo poder mantener esta entrevista con el señor Andrew Berstein:

Bernstein descubrió muy pronto la pasión por la fotografía deportiva y recuerda así sus comienzos:

Estoy muy agradecido a mi padre por haberme introducido en la fotografía cuando tenía 14 años. Asistí a una gran escuela secundaria en Brooklyn, NY y pude tomar muchas fotos de muchos grupos, eventos y deportes diferentes. Además, me introdujeron en la magia de revelar películas y hacer impresiones en el cuarto oscuro de un amigo.

Mi primera publicación de baloncesto fue en el periódico Daily Collegian de la Universidad de Massachusetts cuando era un estudiante de primer año en 1975. ¡Todavía tengo esa foto! El editor de la foto era un tipo llamado Chris Bourne. Me dio muchas tareas por todo el campus. Aprendí mucho sobre el trabajo con el estrés de tener fecha límite, y trabajando con un escritor y un editor.

Sin duda, tener referentes en el mundo de la fotografía es una de las cosas que nos hacen aprender y crecer como fotógrafos. ¿Quiénes fueron sus referentes y fotógrafos más admirados?

Siempre he admirado a los grandes maestros del fotoperiodismo: Dorothea Lange, W. Eugene Smith, Henri Cartier-Bresson y muchos otros. Cuando decidí hacer de la fotografía deportiva mi carrera estudié a los grandes como Neil Leifer, Walter Iooss, John Zimmerman, Hi Peskin y otros. Tuve la oportunidad de conocer a Neil y Walter cuando estaba empezando y han seguido siendo grandes mentores y amigos míos durante más de 40 años.

Andrew, ¿Qué le hizo elegir el baloncesto como especialidad? ¿Cuál cree que es la mayor dificultad a la hora de trabajar en baloncesto?

Fui asistente de los fotógrafos de la revista Sports Illustrated mientras estaba en la universidad, en Los Ángeles, y aprendí la técnica especializada de iluminar las pistas interiores como el Forum donde jugaban los Lakers y los Kings. Me atrajo el baloncesto de la NBA por su belleza y el increíble atletismo de los jugadores. Además, «Showtime» estaba empezando con los Lakers en LA y hubo una oportunidad para mí de empezar a trabajar con la NBA como fotógrafo freelance a partir de 1983.

¿La mayor dificultad?  La producción de la fotografía al más alto nivel de forma consistente durante muchos, muchos años.

©Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images

 
¿Tiene algún consejo para los fotógrafos que comienzan ahora?

Mi consejo para los jóvenes fotógrafos que empiezan en estos días es que sigan su pasión por cualquier deporte o género de fotografía que aman. Busquen mentores y profesores que puedan ayudarles y aconsejarles. Y sobre todo, ¡sigan disparando!

¿Y cree que para ser un gran fotógrafo deportivo es necesario amar el deporte?

Sí, tienes que amar el tema y en mi caso el tema siempre ha sido el deporte.

¿Es conveniente especializarse en un deporte o es mejor cubrir tantos deportes como sea posible?

Para tener éxito como fotógrafo deportivo es importante mostrar la diversidad. La capacidad de fotografiar diferentes deportes, retratos y técnicas de iluminación.

¿Cómo planea la cobertura de un partido de baloncesto? ¿Qué equipo suele utilizar?

Cada partido que cubro requiere horas de preparación y preparación. Mi asistente llega al menos 5-6 horas antes del partido. Coloca 6 cámaras remotas alrededor de la pista y prepara mi área de tiro. Normalmente usamos 10 cámaras, la mayoría de las cuales están conectadas a través de una línea Ethernet de alta velocidad a un editor de NBA Photos en Nueva Jersey que selecciona y publica mis fotos en Getty Images.

A través de trabajo y esfuerzo logró trabajar en la mejor liga y junto a los mejores jugadores del mundo además en una era en la que el baloncesto americano dejó sin palabras al resto del mundo. Y llegó la oportunidad de trabajar con la selección de baloncesto, ¿Qué recuerdos tiene de trabajar con el Dream Team?

Cubrir el «Dream Team» de baloncesto de EE.UU. de 1992 fue el mejor trabajo que tuve. Estuve con el equipo durante siete semanas, desde el campo de entrenamiento hasta la medalla de oro. Era una misión de ensueño para un fotógrafo. Ver esas fotos ahora, así como muchas otras que son consideradas «icónicas» a lo largo de mi carrera, es muy gratificante.

Debo admitir que cada vez que veo la fotografía de Jordan llorando y abrazando el trofeo de la NBA me siento emocionado y como fotógrafo envidio no haber vivido ese momento ni haber podido hacer esa foto, así que imagino que para usted fue un momento único e irrepetible. ¿Qué recuerda de ese momento? ¿Cómo vivió toda esa emoción? ¿Fue difícil conseguir esa foto?

Una parte importante de mi trabajo después de que un equipo gane el campeonato de la NBA es cubrir la presentación del trofeo. En aquellos días, eso se hacía en el vestuario del equipo ganador. Así que, cuando los Bulls vencieron a los Lakers en las finales de la NBA de 1991, la presentación del trofeo se hizo en el pequeño vestuario de visitantes del Great Western Forum. Fue un caos con una celebración empapada de champán, y mucha gente se apiñó en ese pequeño cuarto. Además, la cadena de televisión que emitía ese momento construyó un pequeño escenario y transmitió la presentación en vivo. El único punto de vista que pude conseguir fue saltar sobre una mesa plegable en el medio de la sala. Después de la presentación en directo del equipo, de repente Michael Jordan y el trofeo desaparecieron del escenario. Algo me dijo que mirara a mi izquierda y ahí estaba, abrazando el trofeo y llorando con su padre a su lado. Algunas personas han mencionado esta como mi foto más famosa.

Foto: Getty Images/Andrew D. Bernstein

©Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images

 
¿Qué fue lo mejor de trabajar con su majestad, Michael Jordan? ¿TODO? ¿Y con Magic Johnson?

Jordan y Magic eran divertidos de fotografiar, tanto dentro como fuera de la cancha. Jordan era tan atlético y excitante con todos sus mates y su famosa lengua colgando. Recuerdo su increíble intensidad y atletismo. Magic era fantástico con su enorme sonrisa y sin apartar nunca la mirada. Increíbles atletas y sujetos para fotografiar noche tras noche.

Foto de Shaquille O´Neal realizada por Andrew Bernstein
Me imagino que una de las mejores cosas de trabajar con los Lakers fue la oportunidad de trabajar con Kobe Bryant. Debe haber sido un privilegio tanto a nivel personal como profesional. ¿Cómo recuerda las sesiones de fotos con él?

Tuve la suerte de poder documentar los 20 años de la carrera de Kobe Bryant. Lo conocí como un novato de 18 años a través de todos sus campeonatos, medallas de oro, MVP, e innumerables premios e hitos. Él y yo nos unimos casi inmediatamente. Siempre fue muy respetuoso de mi oficio, como yo lo fui con el suyo. Siempre le estaré agradecido por la confianza que me dio para que me permitiera entrar en su mundo.

Algunas fotos de Kobe realizadas por Andrew
Hablando de Kobe, ¿Cómo se enteró de su trágico accidente? ¿Cómo fue vivir una noticia así desde dentro y habiendo tenido una relación tan cercana con él?

La trágica muerte de Kobe, su hija Gigi y los demás en ese terrible día fue un shock que permanecerá conmigo para siempre. Lo echo de menos todos los días. Aprecio todos los momentos que pasamos juntos y la amistad que tuvimos. Estoy increíblemente agradecido de que hayamos colaborado en nuestro libro «La mentalidad Mamba». Su legado vive en ese libro y a través de mis fotografías. Me siento humilde al saber que mi trabajo puede ayudar a millones de personas que también están de luto en todo el mundo.

 Volviendo a su carrera y trabajo, ¿Qué siente al recibir reconocimientos y premios?

Estoy muy feliz cuando una de mis fotografías o mi trabajo es reconocido. Recibir el Premio Curt Gowdy para los medios de comunicación del Salón de la Fama del Baloncesto de Naismith en 2018 fue la cúspide de mi carrera. Siempre me he enorgullecido de mi ética de trabajo, tratando de ser humilde y agradecido.

¿Cómo se enfrenta a las sesiones de fotos con los atletas de élite? ¿Es difícil llegar a ellos y mostrarles lo que se pretende o sus egos y mentalidades limitan las fotos que habías planeado obtener?

Al principio de mi carrera fue muy importante considerar siempre a los atletas como celebridades. Requieren el respeto de estar siempre preparados y no perder el tiempo. Me mantengo a mí mismo y a mi equipo con un muy alto nivel de profesionalismo. Espero que eso sea reconocido por los atletas con los que he trabajado a lo largo de toda mi carrera.

Para usted, ¿Qué es lo que hace que una foto sea considerada una buena foto? ¿Y Cuál cree que es su mejor foto?

Una buena foto necesita provocar una reacción emocional del espectador. También necesita estar técnicamente bien hecha y contar la historia de ese preciso momento. ¿Mi mejor foto? Dejaré que los lectores decidan cuál es mi mejor foto…

¿Cómo coordina un equipo entero de fotógrafos para lograr siempre la excelencia en el trabajo que realizan?

La palabra clave es «equipo». Cada uno tiene que poner su propio ego a un lado y trabajar por el bien común del trabajo en cuestión. ¡Amo a mi equipo! Hemos estado juntos mucho tiempo y nos alegramos siempre cuando producimos grandes resultados, individualmente o juntos.

Foto realizada por Andrew Bernstein elegida como una de las mejores de la temporada 2020
¿Cree que el fotoperiodismo deportivo puede seguir innovando?

¡Absolutamente! Como cualquier forma de arte, la fotografía y el fotoperiodismo deportivo están en constante evolución y crecimiento. La tecnología ayuda a ese proceso, y también lo hace la energía creativa de la generación más joven. Mi trabajo es ayudar a que eso se mantenga fresco y excitante.

Entrevista realizada por José Luis Pérez para Alicantesport.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up